Trabajadores de Martioda con el alimoche.

Más de 700 animales ingresaron en 2016 en Martioda

19/03/2017 00:20 |0

Seis de cada diez ‘pacientes’ regresaron a la naturaleza, donde la actividad humana se presenta como su mayor amenaza

La casilla de su nombre es la única que permanece hoy vacía en la ficha que posee en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Martioda tras el detallado seguimiento al que se le ha sometido desde que a principios del pasado agosto cruzó las puertas de estas instalaciones. El ejemplar, un alimoche adulto, llegó con una fractura que le impedía volar y hoy se prepara con ejercicios de musculación para regresar a la naturaleza. La suelta está prevista para las próximas semanas y significará la despedida de uno de los 713 animales que ingresaron en este ‘hospital’ a lo largo del pasado año. Como este ave, el 62,1% de los pacientes superaron el periodo de convalecencia y pudieron volver a su entorno natural.

El índice de recuperación de los animales tratados se mantiene ejercicio tras ejercicio mientras se incrementa la cifra de atendidos. En 2016, por ejemplo, entraron medio centenar más que un año antes. «Hay una tendencia al alza. Tiene que ver con las acciones para dar a conocer el centro, pero también con una mayor concienciación de la gente», argumenta Laura Elorza, bióloga en Martioda desde hace década y media. En este tiempo han pasado incontables ejemplares por sus manos, con diagnósticos también diversos, aunque en la gran mayoría de los casos la razón de su entrada se encontraba en la actividad humana. «Las causas suelen ser antrópicas», confirma.

Las colisiones -por ejemplo, con el tendido eléctrico- suponen la primera causa de ingreso en el centro alavés pero la lista de motivos que hacen que la fauna silvestre requiera unos cuidados especiales es larga. Atropellos en carretera, disparos, trampas de todo tipo, destrucción de sus hogares, intoxicaciones... Las escasas excepciones donde no hay intervención alguna de la mano del hombre se encuentran «en los pollos que saltan del nido demasiado jóvenes o en la debilidad» que presentan algunos ejemplares, generalmente, por las condiciones climatológicas o la escasez de comida. La intervención del ser humano, sin embargo, resulta a la vez clave para llegar a tiempo. «La sociedad alavesa está tomando cada vez más conciencia de la importancia de los ecosistemas y la biodiversidad, así como de poner freno a su deterioro», confirma el diputado de Medio Ambiente, Josean Galera, convencido de que «su colaboración es imprescindible». De hecho, el alimoche que está a punto de abandonar Martioda fue hallado por un ciudadano en la sierra de Elguea, a la altura de Larrea, que dio aviso de su presencia.

Más de la mitad son aves

La estancia de este pájaro, una especie vulnerable que en las últimas tres décadas ha sufrido «un grave retroceso», se alarga ya más de un semestre aunque el periodo de ingreso de los animales varía de manera considerable. Elorza explica que «depende mucho de las lesiones». Si se trata de un ejemplar debilitado suele quedarse menos tiempo pero si se diagnostica una fractura o, en el caso de las aves, hay que esperar a que emplumen se extiende más. «La primavera y el verano es la época de más trabajo», añade la bióloga. En ese momento, cuando el termómetro se dispara y las lluvias son escasas, se suelen dar también los brotes de botulismo aunque el detectado en el territorio en 2016 -que se saldó con la muerte de algo más de medio centenar de alados- generó una tarea similar en Martioda al ejercicio anterior.

Tampoco cambia el perfil de los ‘pacientes’. «Entre el 70% y el 80% son aves», comenta Elorza, con el buitre o el cernícalo vulgar a la cabeza de especies más atendidas. El resto de animales que se tratan en este centro para regresar a su hábitat suelen ser mamíferos como el tejón, el zorro, el corzo «o algún murciélago», mientras que destaca por «anecdótica» la entrada de reptiles. Galera alaba la labor de «todo el personal técnico» que reúne Martioda, «cuyo trabajo impecable permite que cada año se recuperen cientos de animales silvestres y puedan volver al medio natural».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Noticias relacionadas

Lo más

COMENTARIOS

©ELCORREO

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x