El viento derriba el árbol centenario de Mallona que enfrentaba a los vecinos

bilbao 13/02/2017 17:44 |0

La comunidad de propietarios de la plaza donde está el castaño de Indias acusa al Ayuntamiento de Bilbao «negligencia» y de «poner trabas» para retirar el ejemplar

El viento que esta noche ha sacudido Bilbao ha zanjado un problema para los vecinos de la plaza Santo Domingo de Guzmán, situada en el corazón de las calzadas de Mallona, pero ha avivado la polémica que la comunidad mantenía con el Ayuntamiento sobre la peligrosidad de un castaño de Indias centenario que estaba en su propiedad. A las dos de la mañana, el árbol ha sido derribado por las fuertes rachas de aire y ha quedado tendido en la escarpada subida, ocupando casi todo el paso con su tronco tronchado y su impresionante laberinto de ramas. Afortunadamente, nadie transitaba por allí a esas horas y la caída del espectacular ejemplar, de quince metros de altura, sólo ha causado algunos daños materiales. Alertados por los vecinos, Bomberos y Policía Municipal han acudido de madrugada al lugar de los hechos para despejar la zona y comprobar los desperfectos.

Esta mañana, los operarios municipales continuaban trabajando y los curiosos se arremolinaban para ver el imponente árbol tendido en el suelo. Junto a ellos se encontraban los vecinos que llevan meses advirtiendo del riesgo de caída del castaño. «Podía haber matado a alguien. El Ayuntamiento ha actuado con lentitud y negligencia», censuraba un representante de la comunidad propietaria del suelo donde se asentaba el ejemplar centenario. Aunque «aliviados» porque ya se han quitado de encima el temor a que el árbol se llevase alguna vida por delante, los residentes no pueden evitar mostrar su «indignación» por la cantidad de «trabas» que, a su juicio, les ha puesto el Ayuntamiento para talar el árbol, algo que ellos querían hacer desde hace tiempo, sobre todo, desde que un ingeniero agrónomo les confirmase que las grietas que veían crecer con preocupación al pie del ejemplar indicaban que ya no contaba con sujeción suficiente y que podía caerse en cualquier momento.

Parque precintado en Basuri

La Policía Municipal de Basauri ha precintado este lunes el parque infantil de Soloarte, tras caer varias placas de su cubierta sobre los columpios, según han informado fuentes municipales.

El suceso, que ha tenido lugar como consecuencia del fuerte viento que ha soplado en Bizkaia durante la madrugada y la mañana, se ha producido en un momento en que el parque se encontraba vacío, por lo que no se han producido daños personales.

La cubierta del parque de Soloarte, formada por varias placas de policarbonato celular, fue instalada por el Ayuntamiento en 2014 para evitar que los niños pudieran mojarse mientras hacían uso de los juegos infantiles.

«Solo pensar en lo que podía haber pasado... las instituciones son las que tienen que velar por la seguridad de los ciudadanos y en este caso hemos sido los vecinos los que hemos tenido que repetir una y otra vez que había peligro... sin que nos hicieran caso», apuntan. Según dicen, ellos estaban dispuestos a desembolsar los «8.000 o 10.000 euros que costaba eliminar un árbol de ese tamaño» con tal de evitar «una desgracia». «Era muy bonito, sí, por eso había gente que no quería que se talara, pero es que la vida de una persona vale más. Y creemos que esa gente que amenazaba con atarse al árbol si lo intentaban cortar y con manifestarse y poner pegatinas han hecho presión en el Ayuntamiento y por eso han andado tan lentos», indican. «Nosotros teníamos mucho miedo -confiesan integrantes de la comunidad, que aglutina a catorce portales-. Estábamos tan preocupados que habíamos pensado en poner verjas y pancartas de advertencia para que la gente tuviese cuidado y no pasase muy cerca del castaño, que cada vez estaba más inclinado». El asunto del árbol ha sido un auténtico culebrón que ha sembrado la discordia entre los vecinos en los últimos meses. Algunos defensores a ultranza del viejo árbol han llegado a acusar a la comunidad propietaria de querer dañar el ejemplar echándole compuestos químicos.

Informe municipal

Por su parte, fuentes municipales han salido al paso de las críticas y han recordado que el ejemplar «era privado y estaba en terreno privado». Según sostienen, los vecinos -que ya habían presentado un proyecto para la tala- pidieron consejo al Consistorio bilbaíno, que realizó un informe en el que «no se percibió que el árbol pudiese afectar a la seguridad». «El Ayuntamiento sólo tala árboles enfermos. Si se hubiese detectado que estaba mal o que había riesgo, hubiésemos actuado», señalan. Asimismo, apuntan a que las «trabas» para la retirada del castaño que denuncian los vecinos de la comunidad de propietarios no han venido del Consistorio, sino de los desencuentros entre los propios residentes de la zona. «Unos querían cortarlo y otros no», aclaran. También niegan haber actuado con lentitud y afirman que han intentado «ayudar» a resolver el problema, aunque no era de su competencia. «Íbamos a hacerle una tomografía -una especie de radiografía- al árbol en breve, a petición de los vecinos. Eso sí, tenían que esperar un poco», añaden.

TEMAS

Recibe nuestras newsletters en tu email

Noticias relacionadas

Lo más

EN CONTEXTO
COMENTARIOS

©ELCORREO

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x