2017 debería ser un buen año para Metro Bilbao, con la apertura de la Línea 3 (Euskotren).

El metro pierde 430.000 pasajeros en su peor año desde 2009

17/02/2017 19:06 |0

La compañía, que cerró el ejercicio con 87,1 millones de clientes, analizará las causas del retroceso, sin descartar un descenso general de la movilidad en el transporte público

Metro Bilbao perdió 430.000 clientes el año pasado. Es la tercera vez en sus 22 años de historia que el suburbano cierra un balance anual en negativo. Con anterioridad, sólo había acabado en números rojos en 2012 y 2013. La caída de pasajeros alcanza el 0,49%, pero podría considerarse mucho mayor, ya que 2016 fue bisiesto y hubo un día más de funcionamiento con respecto al ejercicio anterior (en cada jornada utilizan este transporte público casi 240.000 vizcaínos).

EN SU CONTEXTO

7,82

millones de billetes se cancelaron en noviembre. Fue el mes con más movimiento. El que menos: agosto, con 5,66.

6,33

millones de personas usaron Abando. Fue la estación más utilizada. Representa el 7,27% del total.

Hacia El Ensanche

Las paradas del Casco Viejo y Santutxu siguen perdiendo influencia. El centro de la red continúa desplazándose hacia El Ensanche, con Abando, Moyua, Indautxu y San Mamés en la cabeza de la tabla.

112.769

viajeros, unos 300 al día, utilizaron Urbinaga (Sestao), la estación menos frecuentada.

Las validadoras de las 41 estaciones existentes registraron 87,1 millones de desplazamientos. Se trata del peor resultado desde 2009, cuando se subieron al metropolitano 87,04 millones de personas, lejos del récord marcado en 2011 (89,6). ¿A qué se debe este retroceso en el uso del suburbano? La dirección de la compañía todavía no se atreve a dar una respuesta concreta. Alude a un descenso general en la movilidad, pero prefiere esperar a conocer los datos totales del transporte en Bizkaia para entrar a valorar en profundidad las cifras. «Queremos saber si nuestra cuota de mercado se mantiene, baja o crece, que también podría ser», aseguró ayer un portavoz.

No sería la primera vez que el metro ganara peso en los transportes públicos pese a registrar un mal año. Esto sucede cuando el resto de operadores se comporta aún peor que el medio de referencia (Bilbobus, por ejemplo, ya ha confirmado que se ha dejado en la última temporada un 0,7% de su clientela). En 2015, el suburbano concentraba el 53,15% de los desplazamientos, es decir, era utilizado por más de la mitad de los usuarios. «Habrá que ver la fotografía global de 2016 para conocer realmente cómo estamos», insistieron desde la empresa participada por el Gobierno vasco y la Diputación.

Buen arranque de 2017, con una subida del 2,5%

Los responsables de Metro Bilbao se mostraron muy cautos con el balance de 2016, que es el peor desde 2009. Este año, el ejercicio ha arrancado mejor. «Hemos subido un 2,5% en el periodo comprendido entre el 1 de enero y el pasado miércoles», aseguró un portavoz.

2017 debería ser un año de crecimiento, en gran medida por la apertura de la Línea 3. Aunque el cómputo de los usuarios de este ramal irá al balance de Euskotren (que será el operador), los expertos en movilidad creen que la incorporación de nuevas estaciones contribuirá a estimular la demanda de manera general. Además, está previsto que finalicen las obras de soterramiento de Urduliz y que esta estación y la de Plentzia recuperen la normalidad. Con todo, parece que tampoco será el año en que se abra Ibarbengoa (Getxo), donde las obras del parking están estancadas por las protestas vecinales.

Menos días de lluvia

La bonanza meteorología (2016 fue poco lluvioso) y los hábitos cada vez más saludables de los vizcaínos también podrían explicar en parte la caída. Pero al margen de consideraciones más generales, hay dos factores concretos que seguro han influido en el balance de 2016. El primero tiene que ver con las obras de soterramiento y mejora que se ejecutan entre Urduliz y Plentzia. Si bien es cierto que los trabajos se arrastran desde mediados de 2015, lo que no tiene un impacto tan fuerte a la hora de hacer la comparativa entre ambos ejercicios, una parte de los usuarios del metro en este punto ha desertado del que era su medio habitual de locomoción. Estas personas no ven operativo el sistema sustitutivo de autobuses.

Sopela, que es la terminal hacia donde se canalizan los clientes que son transportados por carretera, registró el año pasado 1,01 millones de usuarios. Antes del inicio de la remodelación de la vía, la suma de esta última estación, Plentzia y Urduliz rozaba el millón y medio de viajeros. La diferencia es notable.

Y, por otro lado, también se ha dejado notar el cierre de la boca de metro de San Nicolás (Casco Viejo) por el avance en la construcción de la futura Línea 3. En 2009, la parada de las Siete Calles era la segunda más utilizada de toda la red, con 5,67 millones de billetes cancelados. En 2016, la cifra ha caído a 5,32 millones.

Otro dato llamativo es que noviembre fue el mes con más movimiento (7,82 millones de desplazamientos). El que menos uso registró fue agosto (5,66). Diciembre volvió a ser un momento importante en la estadística, con 7,80 millones de clientes, algo que se suele relacionar con las cenas de empresa, las compras navideñas y sus festividades (Nochebuena, Nochevieja y Santo Tomás, sobre todo).

La estación más utilizada fue Abando, que desplazó a Moyua, líder en 2015. La terminal situada bajo la Plaza Circular atrajo a 6,33 millones de personas frente a los 6,28 de su competidora. Completa el podio Indautxu (6,07). San Mamés es la cuarta (5,98). Se sigue observando un desplazamiento del centro neurálgico de la red hacia El Ensanche, ya que el Casco Viejo (5,32) y Santutxu (4,6) sólo han podido ser quinto y sexta.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Noticias relacionadas

Lo más

COMENTARIOS

©ELCORREO

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x