«El nivel de vida es más alto y cuesta acostumbrarse».

«En Milán todo empieza y acaba antes que en Bilbao»

vascos de altos vuelos 12/03/2017 08:19 |0

El joven bilbaíno Iñigo López de Ilarraza lleva desde octubre en Italia trabajando en Microsoft gracias a una beca Global Training, de prácticas en el extranjero

Cuando Iñigo López de Ilarraza concluyó el doble grado de Administración y Dirección de Empresas + Derecho en la Universidad de Deusto ya tenía claro que quería vivir una experiencia internacional a través de la cual pudiera conocer otro idioma, otra cultura y otra forma de trabajar. «No había disfrutado de Erasmus y me animé a participar en las becas Global Training, ya que me parece una oportunidad para mi carrera».

Iñigo tiene claro que quiere dedicarse al mundo del marketing y en este campo se ofrecían varias becas en Microsoft. Aunque en principio el país le daba igual, cuando le ofrecieron una entrevista en la sede de Milán no lo dudó. «No conocía Italia, así que me pareció un destino estupendo. Además, Microsoft es una empresa con muchas oportunidades y buenas condiciones laborales, y algunos antiguos participantes de Global Training me habían hablado muy bien de su experiencia allí, lo que influyó positivamente en mi decisión», explica.

Así, el pasado 26 de octubre llegó a la ciudad italiana con unos conocimientos básicos del idioma, pero con ganas de aprender. «En mi departamento, denominado Developer Experience and Evangelism y que es el responsable de transmitir pasión por la tecnología, soy el único extranjero y nos comunicamos en inglés o italiano, ya que estoy recibiendo clases», comenta. Los fines de semana aprovecha para reunirse con otros jóvenes del País Vasco que, como él, se encuentran trabajando en diferentes empresas gracias a estas becas. «Tenemos muy buena relación, así que fuera del trabajo estamos siempre juntos y solemos aprovechar el tiempo libre para viajar y conocer nuevos lugares».

Trabajar desde casa

En cuanto al ritmo de vida de Milán, Iñigo asegura que no ha notado mucha diferencia con respecto a Bilbao, «excepto en que todo empieza y acaba antes, desde la hora de levantarse, hasta la hora de comer, la hora del cierre de los comercios, etc.». Y al llegar le sorprendieron los precios y el nivel de vida en general. «Es todo mucho más caro y al principio cuesta un poco adaptarse», reconoce.

Una buena oportunidad para abrirse paso

Cincuenta jóvenes menores de 30 años están participando en las becas Global Training que gestionan las Cámaras de Comercio y que otorga el Gobierno vasco. Suponen una oportunidad para que puedan realizar prácticas en el extranjero en empresas competitivas de muy diversos sectores y con un soporte que les ofrece seguridad a la hora de vivir en un país que no conocen. «Contamos con un seguro que cubre varias contingencias por lo que por esa parte estamos protegidos. Además, la Cámara de Comercio está disponible por si nos surge cualquier duda o problema», ratifica Iñigo.

«Yo comencé a plantearme participar en el programa en el último año de carrera, porque es en el que debes decidir hacia dónde quieres dirigir tu futuro y en el que barajas muchísimas opciones. Las becas Global Training me parecieron una oportunidad increíble para mi carrera profesional, ya que varias de las ofertas me interesaban mucho».

En lo que se refiere a la conciliación con la vida personal, el bilbaíno asume que dado la empresa en la que está es un privilegiado. «La conciliación es más fácil, pero porque en Microsoft está estipulado así, no porque estemos en Milán. Ofrecen la oportunidad de trabajar desde casa, lo que me ha permitido, por ejemplo, poder ir un fin de semana a Bilbao por mi graduación, ya que el viernes y el lunes trabajé desde allí. Asimismo, cuentan con servicio de guardería, gimnasio y hasta oficina de correos, algo que los trabajadores agradecemos. Creo que este tipo de facilidades son el futuro ya que con el avance de las nuevas tecnologías no hay diferencia prácticamente entre acudir a la oficina o trabajar desde otro lugar», afirma Iñigo.

Antes de llegar a Milán, este joven ya había tenido experiencias internacionales como estudiante en países anglosajones. «Cuando tenía 13 años, estuve alojado con una familia en Inglaterra durante un mes de verano, y con 16 pude realizar un intercambio de dos semanas con un colegio de Chicago. Ya con 17 estudié inglés durante un mes en Irlanda con una beca del Gobierno vasco. Si comparas Italia con estos países hay diferencias. Aquí la gente es más cercana, el idioma nos resulta más fácil de entender y por su carácter, gastronomía, etc., son más similares a nosotros. Creo que en general el choque cultural es menor», detalla. También es su estancia más larga en otro país, ya que no regresará hasta el 30 de abril o incluso hasta el verano, ya que puede prorrogar la beca otros dos meses. Eso sí, que quiere volver lo tiene claro. «Me gustaría dedicarme al marketing, pero en España. Creo que en Madrid o Barcelona hay muchas oportunidades laborales, aunque si me surgiese un trabajo en Bilbao me encantaría quedarme ya que es mi ciudad».

TEMAS

Recibe nuestras newsletters en tu email

Noticias relacionadas

Lo más

COMENTARIOS

©ELCORREO

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x