Bomberos del parque de Gernika trabajan en un incendio en la calle Talaranzko.

Bermeo exige un retén de bomberos «para reducir el tiempo de respuesta» en incendios

bermeo 20/03/2017 23:32 |0

El grupo de voluntarios de Protección Civil tuvo que intervenir el año pasado en la extinción de 38 fuegos en la villa

Bermeo ha solicitado a la Diputación un retén «permanente» de bomberos con el fin de minimizar riesgos y evitar que se repitan incendios como el registrado hace cuatro años en el casco viejo de la localidad. De esta manera «se reduciría al máximo el tiempo de respuesta del parque de Gernika en caso de que se declare un fuego», señaló el coordinador de Protección Civil de la villa marinera, Jon Ojanguren.

Esta no es la primera vez que el Ejecutivo costero demanda un equipo de intervención rápida en la localidad. De hecho, «hace un año también lo pedimos y volvemos a insistir porque nos parece primordial disponer de una infraestructura de esas características», apuntó el teniente de alcalde, Benito Ibarrolaza. Asimismo, mientras se configure ese posible refuerzo, la Administración bermeotarra ha solicitado que «nos cedan medios como un camión pequeño motobomba, un vehículo todoterreno ligero y equipos autónomos que contribuyan a facilitar y ayudar en la labor que lleva a cabo el grupo de Protección Civil», señaló Ibarrolaza.

En los últimos años, Bermeo se ha enfrentado a la acción del fuego en varias ocasiones, muchas de ellas en el área histórica. Precisamente, uno de los incendios más devastadores de los últimos 35 años en Bizkaia se registró el 13 de abril de 2013 en la parte vieja de la localidad. Alrededor de 70 personas fueron desalojadas y 35 familias se quedaron sin vivienda. Asimismo, solo durante el año pasado la rápida intervención del grupo de voluntarios de Protección Civil permitió sofocar un total de 38 incendios de diferente intensidad, como el registrado en una lonja de jóvenes o en el interior de varias casas del municipio.

En el casco viejo

«En muchos casos, por la falta de medios que tenemos, se podrían haber convertido en otra situación desgraciada», criticó Ojanguren. Uno de esos casos alarmantes se registró en 2016 en la calle Talaranzko. Las llamas consumieron un edificio y obligaron al desalojo de los vecinos de un bloque de cuatro plantas cuyo tejado y último piso quedaron completamente calcinados. Asimismo, el mes pasado, los vecinos que residen en esa área se sobresaltaron de nuevo con la alarma de otro fuego en los garajes subterráneos de la Casa de Cultura. «En el mejor de los casos, los bomberos tardan entre 20 y 25 minutos en llegar y si ahora dicen que el parque lo trasladarán a Arratzu tardarán todavía más», advirtieron los miembros de Protección Civil.

TEMAS

Recibe nuestras newsletters en tu email

Noticias relacionadas

Lo más

COMENTARIOS

©ELCORREO

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x