Autorretrato del músico getxotarra en su estudio.

Alejándose de lo convencional

rock vasco 10/02/2017 07:21 |0

Teclista y multiinstrumentista, productor y compositor, 'joven promesa de la cultura', Garamendi lanza una reválida de gran pop sentimental, actual y global

Antonio Garamendi (Getxo, 1986) debutó en 2012 con un ambicioso disco de pop y progresividad titulado con su apellido y graciosamente patrocinado por la multinacional Warner. Además el artista contaba con el apoyo de la potente agencia de conciertos donostiarra Get In, pero parece que no se cumplieron las expectativas en esta lotería que es el mercado de la música. La protección y la influencia de tales magnas empresas han desaparecido en la salida de su reválida, cuatro años después, con 'Desert Plains', un trabajo global y angloparlante cuya fortuna comercial se asemeja a la trayectoria brillante de un asteroide cruzando al azar la galaxia y sin saber si llegará a alguna parte.

Sí, 'Desert Plains', con su portada tan de cartel BBK Live, es un álbum bonito en su estilo y competitivo en su producción que mira el mercado desde las alturas y que, vaya, quizá no encuentre su sitio. Pero no seamos negativos y que el propio Garamendi nos ponga al día de su recomendable propuesta aunque le pillemos en el coche, de camino entre Madrid y Bilbao.

¿En cuántos grupos has tocado hasta ahora?

La primera banda seria en la que estuve fue Dynamo. Ganamos el concurso de maquetas de Gaztea y nos eligieron mejor banda emergente en el Mondosonoro. Luego salí en solitario con Warner y Get In como sellos y agencia. Y actualmente estoy trabajando con este disco.

'Desert Plains'

El brit-pop conectado con la ampulosidad de The Verve e incluso U2, el recargamiento emocional de los guipuzcoanos John Berkhout cuando iban por buena senda, ráfagas de cantautor pop USA contemporáneo y de la tristura de Fink, algún híbrido entre Fleetwood Mac y Ed Sheeran, el piano dramático de Windmill… 10 cortes. 40 minutos. Sello: Warner, Madrid. Autoproducción, Getxo. 2016. PVP: CD digipack: 12 €.

En tu Facebook hay fotos de ti tocando con Smile. ¿Estás con ellos?

Entretanto colaboro con diferentes proyectos según van surgiendo. Como arreglista, productor, técnico, compositor… Lo que surja. Por eso me has podido ver en Facebook con Smile. He producido y arreglado su último disco, del que aún no ha salido más que un adelanto en single.

También se te ve en Facebook recibiendo un trofeo de la mano del alcalde de Getxo. ¿Por qué te lo dieron?

Es un premio a la joven promesa de la cultura de Getxo.

Felicidades. ¿Tus influencias?

Patrick Watson, Tchad Blake, Pond…

¿Por qué aprendiste a tocar el piano? ¿En conservatorio?

Toco desde los 6 años. En mi casa tocaban y por eso empecé. Nada de conservatorios, siempre como 'hobby'. Y después por mi cuenta.

¿Compones las canciones a partir del piano y del teclado?

Compongo a partir del instrumento que este tocando, que suele ser un piano. Pero también puede ser un riff de guitarra, un arpegio de un sintetizador, un patrón de batería o incluso una simple melodía.

¿Por qué cantas en inglés? En castellano te entenderíamos todos y en euskera igual te darían subvenciones.

El inglés es el idioma que mejor viste estas canciones. Ya canté en castellano en discos anteriores y no descarto volver a hacerlo.

¿Dominas el idioma? ¿Con John Franks, el cantante de Smile, conversas en inglés?

Me expreso con normalidad en los dos idiomas.

Háblanos del nuevo disco comparándolo con el primero, 'Garamendi', si puede ser.

Quería aprovechar la oportunidad de grabar nuevo disco para salirme de los arreglos convencionales de una banda de garaje y explorar nuevas texturas y sonidos. Este disco responde mucho más a ese ejercicio de buscar un camino personal, junto al deseo de concebir un trabajo para sección de cuerda, que a pretender ir al rebufo de cualquier estilo o tendencia.

¿Las cuerdas son orgánicas, no recreadas con teclados?

La cuerdas son orgánicas, están grabadas por nueve músicos de cuerda en un teatro. De cada canción grabé tres tomas para que la sensación pasara a ser de nueve músicos a veintisiete. Para que así la cuerda adquiriera una mayor dimensión. Posteriormente conseguí el punch que buscaba usando distorsión armónica en vez de guitarras eléctricas.

Clip de 'Southern Wind'

¿Las letras de qué van?

De explorar, de amor y de distancia.

Tiene el sello de Warner. ¿No era autoeditado?

Warner es la editorial y yo soy el sello.

¿Cómo son los conciertos? No te prodigas por Euskadi, ¿verdad?

Acabo de salir a los escenarios, que preferiblemente estarán en teatros para poder albergar la totalidad de la propuesta, con su sección de músicos de cuerda y banda.

TEMAS

Recibe nuestras newsletters en tu email

Noticias relacionadas

Lo más

COMENTARIOS

©ELCORREO

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x