«Estaba poniendo dinero de mi bolsillo, era inviable»

Durango 07/01/2017 00:10 |0

Las piscinas de Durango recuperan el servicio de bar esta semana con condiciones que se ajustan «a la realidad», asegura el adjudicatario

Tras más de seis meses de espera, el bar de las piscinas de Landako en Durangovolverá a abrir sus puertas. Lo hará esta próxima semana, previsiblemente el martes, con cambios en horarios y días de apertura. De momento, de abrir 14 horas al día lo hará 66 horas semanales. Un cambio que, según el nuevo adjudicatario, Bizen González, se ajusta a la «realidad» de la demanda hostelera en el polideportivo. Pese a los cambios, que buscaban «garantizar tanto un buen servicio como crear empleo de calidad», según la presidenta de Durango Kirolak, Pilar Ríos, solo dos empresas han incurrido al concurso adjudicatario.

El nuevo horario de apertura del bar de las piscinas será de 9 de la mañana a 20.00 horas de lunes a viernes. Los sábados permanecerá abierto de 9.00 a 14.00 horas y de 17.00 a 20.00 horas, y los domingos, de 9.00 a 14.00 horas. Un horario que, en opinión de Bizen, se ajusta a la clientela que registra este establecimiento, que se nutre principalmente de padres y madres que esperan mientras sus hijos realizan cursillos. «A partir de las ocho no hay clientes, sobre todo en invierno, la gente termina los entrenamientos y se va a casa, pero en verano si hay clientes estiraré el cierre al máximo», apuntó.

Cerrará en agosto

El bar permanecerá abierto los primeros veinte días de julio y cerrará en agosto. Entre tanto, el servicio hostelero se ofrecerá en las piscinas descubiertas de Tabira. Las ajustadas condiciones, que en los últimos seis años han provocado cuatro renuncias por ser un servicio deficitario y seis procesos adjudicatarios, se han mejorado. El servicio que se adjudica de manera conjunta llegó a estar durante cerca de un año cerrado cuando en febrero de 2015 la asociación de comerciantes Dendak Bai, renunció a su concesión por deficitario. Esta última vez ha estado cerrado desde que el pasado mes de junio el propio Bizen renunciara a seguir ofreciendo el servicio, puesto que le era imposible contratar a otra persona para mantener los dos bares abiertos. La rescisión del contrato se solventó con la fianza del contrato. «Estaba poniendo dinero de mi bolsillo, era inviable», ha advertido a este periódico. Las nuevas condiciones, no obstante, «han mejorado» las condiciones. La cuota mínima establecida vuelve a ser de 600 euros anuales, IVA excluido, lo que supone unos 50 euros al mes.

TEMAS

Recibe nuestras newsletters en tu email

Noticias relacionadas

Lo más

COMENTARIOS

©ELCORREO

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x