España sigue a un mundo del salario mínimo de los grandes de Europa

Corresponsal. BRUSELAS 10/02/2017 21:00 |0

Eurostat confirma que nuestros 826 euros mensuales (cálculo en 12 pagas) están muy lejos de los 1.999 de Luxemburgo aunque también de los 235 de Bulgaria

Como cada año por estas fechas, Eurostat ha vuelto a poner sobre la mesa el debate de nunca acabar. ¿Debe haber un salario mínimo interprofesional (SMI)? Y si es así, ¿de cuánto? En la actualidad, lo tienen 22 de los 28 Estados miembros, todos menos Italia, Austria, Chipre, Finlandia, Dinamarca, Suecia. En efecto, los nórdicos, el espejo que todo el mundo cita, no lo tienen, algo que da mucho qué pensar. Además, cuando se analizan las cifras, se comprende muchísimo mejor aquello de la Europa de las dos velocidades. Porque la UE, sobre el papel, es un proyecto común de valores e ideales, pero cuando se habla de dinero, la cosa cambia. Porque si usted trabaja en Luxemburgo, tendría un sueldo de al menos 1.999 euros al mes. Por contra, si lo haciese en Bulgaría, sólo tendría garantizados 235. Dos países, la misma Europa.

Las cifras a 1 de enero de 2017 publicadas por la agencia estadística comunitaria vuelven a situar a España en terreno de nadie, en la mitad de la tabla. Además, es uno de los países donde menos ha crecido desde 2008, sólo el 18% frente al 50% de la media. Sus 826 euros mensuales (el cálculo se hace sobre 12 pagas) le sitúan en el octavo puesto de la UE, liderando un bloque donde también se sitúan Eslovenia (805), Malta (736), Grecia (684)y Portugal (650). La ‘champions league’ es cosa de siete Estados: Luxemburgo (1.999), Irlalanda (1.563), Holanda (1.552), Bélgica (1.532), Alemania (1.498), Francia (1.480) y Reino Unido (1.397).

¿Significa esto que trabajar en estos países es una suerte de paraíso al tener más dinero para gastar? Sí y no. Se tiene más dinero, cierto, pero quizá se puedan comprar menos cosas que en los países con un SMI mucho más bajo. Porque tomar un simple café en París, Londres o Ámsterdam, alojarte en un hotel de Luxemburgo o hacer la compra semanal en Bruselas es una misión de alto riesgo. Todo ello sin tener en cuenta los elevados impuestos que se pagan en estos lugares. Y es que para repartir de la caja, primero hay que llenarla.

En el furgón de cola se encuentran los pequeños países del Este, los últimos en llegar al club de clubes. Este último bloque lo lidera Estonia (470), seguida de Polonia (453), Eslovaquia (435), Croacia (433), Hungría (412), República Checa (407), Lituania (380), Letonia (380), Rumania (275) y Bulgaria (235).

Evolución desde 2008

España no sale muy bien parada cuando la comparación se hace en relación a los importes que había en 2008. Desde entonces, el salario mínimo sólo se ha incrementado un 18%, la quinta subida más baja de la UE. Sólo en Irlanda, Francia, Reino Unido y Croacia ha crecido menos. Por contra, en Bélgica, Holanda o Luxemburgo ha aumentado más de un 50%, mientras que la subida más elevada se ha producido en Bulgaria, donde se ha llegado a registrar el 109%.

Pese al acuerdo alcanzado entre el PP y el PSOE para incrementarlo un 8% en 2017, las cifras siguen muy lejos del SMI ideal que anhelan los sindicatos. A su juicio, debería estar en torno a mil euros, que supondría un 60% del salario medio del país. Precisamente, los socialistas españoles en la Eurocámara, con Ramón Jáuregui al frente, acaban de hacer pública su hoja de ruta en la que piden la creación de un SMI en todos los países y que éste suponga un 60% del salario medio de cada Estado miembro.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Noticias relacionadas

Lo más

COMENTARIOS

©ELCORREO

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x