Adolfo Muñoz, secretario general de ELA.

ELA acusa a las haciendas vascas de tolerar el fraude de las empresas y exprimir a los trabajadores

15/02/2017 14:01 |0

El sindicato critica que la subida de la recaudación se sostenga en las rentas de trabajo mientras el Impuesto de Sociedades está en niveles de 2003

ELA considera que las haciendas vascas están rendidas a los intereses empresariales y, para conseguir más recaudación, acuden a las rentas de trabajo e impuestos indirectos, exprimiendo así a quienes tienen una nómina. El sindicato abertzale ha presentado esta mañana un estudio sobre fiscalidad en el que pretende demostrar esta tesis. Según sus datos, los incrementos de recaudación del año pasado (del 2,7%, bastante por debajo de lo previsto) se sustentan en el aumento de lo ingresado por rentas del trabajo, mientras que disminuyen las rentas del capital y el impuesto de Sociedades «pese a que los beneficios empresariales han crecido».

En concreto, ELA señala que el año pasado las haciendas forales recaudaron 12.951 millones de euros, de los que más de la tercera parte (4.598 millones) corresponden a rentas del trabajo; eso supone que esta partida «aporta un 2,8% más que en 2015». Mientras, las rentas del capital y el impuesto de Sociedades pierden protagonismo (de 461 millones en 2015 a 421 el año pasado en el primer caso; y de 1.039 a 1.003 en el segundo). «Las rentas del trabajo aportan más del triple de recaudación que las rentas de capital, lo que contrasta enormemente con el reparto de la riqueza, en el que ambas partes tienen un peso similar», asegura el informe del sindicato.

Este estudio se produce a cuenta de la polémica sobre el impuesto de Sociedades: el consejero vasco de Hacienda y Economía, Pedro Azpiazu, dijo la semana pasada que sería bueno subir la presión fiscal para aumentar la recaudación. Y la mejora de ingresos sería a costa de las empresas, no subiendo los tipos en Sociedades, sino tocando las deducciones. Sin embargo, se encontró con la oposición de la Diputación de Gipuzkoa y con cierta incomodidad en Bizkaia, por lo que en el Consejo Vasco de Finanzas de esta semana se acordó dejar las cosas como están y aplazar el debate.

A juicio del secretario general de ELA, esto demuestra que «basta que una diputación quiera vetar un debate para que consiga hacerlo». De hecho, 'Txiki' Muñoz consideró que esto es producto de una «estructura territorial predemocrática» en la que las entidades forales, encargadas de recaudar, tienen la sartén por el mango y se imponen al Gobierno vasco pese a ser «la administración que más gasta» y, por lo tanto, la más afectada por las decisiones en materia fiscal. «Ha sido un espectáculo vergonzoso que gente del mismo partido (PNV) haya salido diciendo cosas tan contradictorias».

El motivo por el que las diputaciones habrían frenado el debate para incrementar la presión sobre las empresas es que «las haciendas están agujereadas por intereses empresariales», aseguró Muñoz. «Los dirigentes vascos son cómplices del fraude y hermanos de sangre de los intereses que defienden». En su opinión, el rechazo frontal de Confebask a la propuesta de Azpiazu fue lo que movió a las diputaciones a «vetar» el debate. Y también acusó tanto a empresarios como a políticos de «mentir» cuando aseguran que en Euskadi las empresas pagan más.

En el estudio, ELA asegura que, aunque en teoría el tipo del impuesto de sociedades es del 28%, el tipo nominal queda «drásticamente reducido hasta el 16,2% de tipo efectivo» a base de deducciones. Al menos, según los últimos datos disponibles, de 2013. Y a eso añade el sindicato abertzale el fraude fiscal y las artimañas de elusión. Sólo así explica que «el 55% de las declaraciones que hicieron las empresas vascas en 2013 fueron negativas (es decir, pérdidas a efectos fiscales y, por tanto, no pagaron impuestos)». Además, «otro 23% de las sociedades declararon beneficios inferiores a 6.000 euros anuales». Aunque estos datos se corresponden con un ejercicio en el que el panorama económico era muy diferente, en ELA aseguran que «es una situación que se repite año a año».

ELA sigue así cultivando su vocación de contrapoder, llegando mucho más allá de lo que es la mera actividad sindical, y en su informe también ha realizado un análisis comparativo a nivel europeo para concluir que la presión fiscal del impuesto de Sociedades en Euskadi es de las menores de la UE, junto con Lituania y Eslovenia. En concreto, «lo recaudado mediante este tributo en la UE es de media el equivalente al 2,5% del PIB», mientras que en Euskadi se queda en el 1,5%. Para Muñoz, alegar que una subida de la presión a las empresas supondría su huída no tiene sentido porque los países más avanzados y que mejor están saliendo de la crisis son más exigentes, mientras que en estados como «Zambia o Tanzania, donde no hay presión fiscal», no atraen firmas de manera masiva, ironizó el líder de ELA.

TEMAS

Recibe nuestras newsletters en tu email

Noticias relacionadas

Lo más

COMENTARIOS

©ELCORREO

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x