Mario Fernández apura un cigarrillo antes de entrar a la Audiencia provincial de Bizkaia.

Visto para sentencia el juicio del 'caso Kutxabank'

17/02/2017 17:47 |0

La Fiscalía mantiene la petición de penas de entre dos y tres años para el expresidente del banco Mario Fernández, Mikel Cabieces y el abogado Rafael Alcorta

Carlos Bueren, abogado defensor de Mario Fernandez en el 'caso Kutxabank' ha asegurado en la presentación de sus conclusiones finales del juicio que se sigue en la Audiencia Provincial de Bizkaia que «alguien ha tratado de depurar responsabilidades políticas», al acusar al expresidente de la entidad financiera de propiciar el funcionamiento de las denominadas «puertas giratorias». Bueren ha manifestado que lo que existe es «un proceso penal y, por lo tanto, hay que hablar de Derecho, no de puertas giratorias». Con los alegatos finales de las partes, el juicio ha quedado visto para sentencia.

El fiscal asignado al caso, Antonio Cortés, ha presentado un duro informe en la vista que se sigue en la Audiencia provincial de Bizkaia por la supuesta contratación irregular durante tres años del exdelegado del Gobierno en el País Vasco, Mikel Cabieces. En su opinión, el expresidente de la entidad Mario Fernandez «debería haber jugado con su propio dinero y no con el de banco» si su objetivo era ayudar a alguien a encontrar un puesto de trabajo.

En las conclusiones del MInisterio Público -que mantiene la petición de penas de cárcel de entre dos a tres años por administración desleal y falsedad en documento público, también de forma alternativa de apropiación indebida- se da por sentado que «Mario Fernández, Mikel Cabieces y Rafael Alcorta actuaron de común acuerdo y llevados por el ánimo de realizar un quebranto patrimonial a Kutxabank». La defensa de Mario Fernández, por su parte, ha contestado que «no se puede sostener que hubo ánimo de dañar el patrimonio de la entidad», ya que el expresidente del banco había entregado voluntariamente más de 500.000 euros, fruto de lo obtenido como miembro del consejo de administración de Repsol en el que estaba y permanece a título personal y como independiente.

Bueren, que ha pedido la absolución de su defendido, ha recordado que Kutxabank no se ha personado en la causa y que por lo tanto no cabe presumir que se sienta dañado en su patrimonio, al tiempo que tampoco lo han manifestado ninguno de los más de dos millones de clientes de la entidad así como sus accionistas. También ha criticado que ni la Fiscalía ni la acusación popular hayan «dedicado el más mínimo esfuerzo» a demostrar su principal acusación: que Mikel Cabieces no trabajó a cambio de los 5.700 euros mensuales que cobró durante casi tres años.

La representante de la acusación popular, Jone Goirizelaia, que ha manifestado su total alineamiento con las peticiones y argumentaciones del Ministerio Público, ha valorado que la decisión de no responder a sus preguntas por parte de los acusados debería interpretarse como un elemento más para valorar su condena. Carlos Bueren, con cierta retranca, le ha recordado más tarde que «como nos conocemos desde hace muchos años», le podía recordar que ella «ha valorado de otra forma la actitud de sus defendidos en numerosos juicios celebrados en la Audiencia Nacional».

La vista oral concluirá hoy con las conclusiones finales de todas las partes personadas y también con el alegato final de los acusados.

TEMAS

Recibe nuestras newsletters en tu email

Noticias relacionadas

Lo más

COMENTARIOS

©ELCORREO

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x