Troitiño, antes de una de sus comparecencias ante el juez, en Londres.

Antonio Troitiño pierde en Londres su penúltima batalla contra la extradición

corresponsal. londres 09/02/2017 16:40 |0

El exmiembro del comando Madrid de ETA permanece retenido en un centro de inmigrantes

El Tribunal de Apelación de Inglaterra y Gales anunció este jueves su decisión de negar a Antonio Troitiño el derecho de presentar ante el Tribunal Supremo sus argumentos contra su extradición a España. El exmiembro del comando Madrid de ETA permanece retenido en un centro de inmigrantes y ya solo le queda conocer el resultado de un recurso de sus abogados contra una previa sentencia que le negó el asilo.

La larga saga judicial en Reino Unido sobre la extradición de Antonio Troitiño se remonta a junio de 2012, cuando fue detenido en una vivienda del oeste de Londres que compartía con otro 'etarra' sobre el que también pendía una orden europea de detención y entrega, Ignacio Lerín. Se le incautaron seis documentos falsos de identidad y fue encarcelado a la espera de la resolución de la demanda de extradición.

Troitiño, condenado en 1989 a 2.746 años de cárcel por 22 asesinatos, había sido puesto en libertad un año antes de su detención en Londres por la aplicación errónea de la 'doctrina Parot' de remisión de penas y huyó cuando la Audiencia Nacional dictó su busca y captura para corregir el error. Fue puesto en libertad por la Justicia británica, tras la anulación por el Tribunal de Derechos Humanos en Estrasburgo de la 'doctrina Parot', en noviembre de 2013.

Fue inmediatamente detenido de nuevo por una orden de expulsión dictada por la entonces ministra de Interior, Theresa May, y las autoridades españolas enviaron a Londres una nueva orden europea para su extradición, motivada esta vez en dos acusaciones: falsificación de documentos y pertenencia a ETA, en la que, según el auto, habría ingresado para obtener la documentación que le fue incautada en su domicilio de Londres.

En los procesos de esta segunda orden, una juez anuló la extradición por contener defectos de forma, otro magistrado le devolvió la libertad provisional, en otra instancia se anuló la extradición por uso de documentos falsos, el Lord Jefe de la Justicia añadió picante a la saga cambiando aparentemente de opinión sobre cómo debe interpretarse un artículo de la ley de extradición. El caso que se ha fallado hoy es sobre la cuarta euro-orden, basada en la acusación de pertenencia a ETA. La Audiencia Nacional exige su presencia en Madrid para cerrar la instrucción.

El Tribunal Superior de Inglaterra y Gales ya había fallado en noviembre contra el recurso de los abogados de Troitiño que pedían que se anulase la extradición dictada por la corte de primera instancia. Alegaron que la Audiencia Nacional comete un abuso del procedimiento judicial con sus sucesivas órdenes europeas, que no recurrió a interrogatorios por videoconferencia o por jueces británicos para culminar la instrucción y que Troitiño puede ampararse en la convención de refugiados para entrar ilegalmente en Inglaterra.

Dos jueces del alto tribunal negaron los tres argumentos, explicando en su sentencia que los pasos dados pro las autoridades españolas se basaron en la información, en ocasiones errónea, que les dio el Ministerio del Interior británico y que, si Troitiño pudo tener la condición de refugiado cuando huyó de la 'doctrina Parot', luego anulada por los tribunales, su defensa intentaba investirle con las protecciones a los refugiados reconocidos legalmente aunque los hechos del caso sólo le daban la de no ser perseguido en Londres por entrar de manera ilegal en el país.

No es refugiado

Tras esa sentencia, los abogados pidieron permiso para presentar un nuevo recurso ante el Tribunal Supremo, el más alto del país. El recurso debe contener cuestiones jurídicas de entidad sobre las que el Supremo no ha fallado antes. El Tribunal de Apelación, que ha estudiado la petición, considera como 'académicos' los argumentos sobre abuso de proceso y recurso a medios de asistencia legal mutua.

Sobre la condición de refugiado, la decisión dice que, "según su propia evidencia (la de Troitiño), no vino a Reino Unido con la intención de pedir asilo." Y añade: "No hay posibilidad real de que el Tribunal Supremo interfiera con la sentencia, que es fatal para el solicitante". La sentencia daña así también los argumentos que los abogados de Troitiño podrá defender en su último intento de impedir su extradición, en un tribunal especial para casos de inmigración y asilo.

Los casos de euro-orden se extienden en los tribunales británicos más allá de los sesenta días que recomienda la directiva europea para la resolución judicial porque el Parlamento dio a las partes el derecho automático de recurso contra la sentencia de primera instancia y porque en estos casos los gastos de la defensa de los perseguidos corren a cargo del Estado. Pero el caso de Antonio Troitiño va camino de cumplir cinco años por la suma de dos órdenes sucesivas y el monumental enredo procesal de la segunda.

Se da en este caso la paradoja de que Antonio Troitiño, de 59 años, natural de Tariego de Cerrato, en Palencia, y crecido en el barrio de Inchaurrondo, en San Sebastián, habría ganado la libertad si no hubiese huido de la Justicia española, como su hermano Domingo, uno de los autores de la masacre en los grandes almacenes Hipercor, de Barcelona, que quedó libre tras la anulación de la 'doctrina Parot'.

TEMAS

Recibe nuestras newsletters en tu email

Noticias relacionadas

Lo más

COMENTARIOS

©ELCORREO

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x