Los vecinos tendrán trabajo durante los seis próximos meses.

«Llevaba cinco años en el paro y ahora superviso un equipo de vigilantes»

leioa 07/01/2017 00:13 |0

El Ayuntamiento de Leioa contrata a cuatro desempleados para que, en coordinación con la Policía Local, recojan incidencias e informen a vecinos sobre normativas

Recorren a diario las calles de Leioa para recoger personalmente incidencias detectadas por vecinos y comerciantes en sus barrios. Son un grupo de cuatro personas que, junto a una coordinadora y dos empleados municipales que se dedican a la resolución de incidencias, tienen un rasgo en común: son personas que han pasado por el duro trago del desempleo y han sido contratadas durante los seis próximos meses para ser los ayudantes urbanos del municipio. Es el caso de Ana Rosa Pérez, una de las seleccionadas por Lanbide y el Consistorio, que ejerce de supervisora de este equipo de vigilantes. «Yo me encargo de documentar con fotos la información exacta donde se ha registrado la incidencia para luego trasladársela a las contratas y que estas actúen sobre el terreno con la mayor celeridad y eficacia posible», explica esta residente de Leioa, que llevaba ya cinco años en paro antes de ser contratada el mes pasado por el Ayuntamiento.

Pérez, que trabajó durante mucho tiempo en una productora audiovisual, fue seleccionada para su puesto tras pasar una exigente entrevista con el servicio local de empleo, Behargintza, y completar los requisitos exigidos para el puesto, en su caso ser mujer y desempleada de larga duración. Desde principios de diciembre trabaja codo con codo con el jefe de Policía Local y la oficina técnica de Leioa. El equipo de auxiliares se divide a diario en cuatro zonas del municipio para que los vecinos les cuenten qué desperfectos aprecian en las calles.

Entre las diferentes notificaciones recabadas destacan asuntos como el mal estado de farolas y bancos así como el deterioro de aceras. La misión de estos vigilantes no se limita solo a recoger esta información vecinal, puesto que también asesoran a los residentes en el municipio sobre diversas materias y normativas. «Sobre todo, les aclaran cómo deben hacer uso de los contenedores, la tenencia de animales en la vía pública o les informan a los hosteleros sobre la normativa referente a la instalación de terrazas», detalla la coordinadora.

«Buena acogida»

Auspiciado por Lanbide y cofinanciado por el Fondo Social Europeo, también se ha contratado en el último año a un carpintero y a un delineante. «En el caso de los auxiliares se nota que tienen muy buena acogida, porque les paran en la calle y hablan mucho con ellos», señala orgullosa Zuriñe Urrestarazu, responsable del programa en Behargintza. La técnica concreta que los requisitos para acceder a estos puestos de empleo son «ser residente de la localidad, tener más de 45 años y ser perceptor de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI)». Además, puntualiza, «los vecinos que han participado antes en estos programas de inserción tienen prioridad sobre los demás».

TEMAS

Recibe nuestras newsletters en tu email

Noticias relacionadas

Lo más

COMENTARIOS

©ELCORREO

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x