Arrigorriaga se transforma en Belén

06/01/2017 11:13 |0

250 vecinos reciben a los Reyes Magos con la Epifanía, recreación del nacimiento de Jesús que representan desde hace más de cuatro décadas

Romanos ataviados con sus lanzas y cascos, damas de palacio, antorchas y túnicas, muchas y de diferentes colores, se podían ver ayer por la tarde en los alrededores del Ayuntamiento de Arrigorriaga, donde se volvió a recrear la ciudad de Belén en la época que conmemora la Navidad: hace algo más de dos milenios. Los edificios actuales del centro del municipio también retrocedieron varios siglos gracias a la madera, las telas rojas y los estandartes que les cubrían, como en el caso de las columnas de la Casa Consistorial, convirtiéndoles en auténticos palacios. En torno a 250 vecinos de la localidad se tomaron muy en serio todos sus papeles en la Epifanía, que recrea desde el nacimiento de Jesús hasta la matanza de los niños ordenada por Herodes.

El director del evento, José Luis Méndez, reconocía que «una vez acaba, y al ver que todo sale bien, merece la pena todo el esfuerzo invertido». Añadía que lo que más trabajo da cada año es «montar el portal de Belén, que está en cuesta y levantado desde el suelo de la plaza para que el público lo pueda ver sin problemas». Eso sí, la temperatura ambiente rondaba apenas los 4 grados, una meteorología casi incompatible con los ropajes ligeros que llevaban los vecinos. «Mucho frío estamos pasando», comentaba Janire Teixeira, que a sus 16 años lleva tres interpretando el papel de romano junto a otras trece personas.

De hecho, hasta ayer era la única mujer que hacía de un personaje siempre reservado a los hombres. «Este año me acompaña una amiga. Somos la guardia de Herodes y del capitán. Al final de la obra tenemos que matar a los niños, tal y como ordenó el rey», explicaba. A ellos les acompañan las damas de palacio, en cuya piel se mete, entre otras vecinas, Irune Pozaeta, una joven de 18 años que detallaba que «he hecho diferentes papeles porque llevo participando 16 años. Llevamos el pelo normal y yo visto un traje largo de color azul eléctrico. Me dedico a pasear y a charlar como lo hacían en los palacios». Andoni Ruiz de la Fuente, por su parte, suma muchas navidades vistiéndose de capitán. Mientras se calzaba el típico casco y la coraza, que se ha diseñado nueva este año, decía que «al final somos sagas familiares los que hacemos los personajes. Hoy conmigo también están mi hijo Igor y mi hija, que cogerán mi relevo».

Ana e Izaskun Lekuona y su madre, Isabel Vidal, no se pierden prácticamente nunca la Epifanía. «Mi hija vive aquí y nos encanta. Llevamos desde las seis cogiendo sitio y nos acabamos de pedir un café para aguantar el frío», comentaba satisfecha la progenitora. Mari Vega con sus hijas Itxarone y Maddalen y su nieta Aiora, todas de Arrigorriaga, explicaban antes de empezar que «es muy bonito porque lo hace la gente del pueblo».

Recepción a los niños

Los más pequeños se quedaban con la boca abierta en el recorrido que hicieron más o menos hacia la mitad de la representación Melchor, Gaspar y Baltasar a caballo junto a su séquito, llegando a la plaza y recorriendo varias calles. Pero el mayor atractivo del evento fue una vez más el gran realismo que se logra con la música y los 15.000 watios de luz que acompañan al ambicioso desfile de numerosos personajes ligados a esta festividad cristiana como pastorcillos y escribas. El colofón llegó tras la Epifanía, cuando Sus Majestades de Oriente recibieron a los niños para escuchar sus peticiones de regalos. «Sus caras de ilusión lo dicen todo», destacaba Begoña López, una vecina que acudía a la cita con sus dos pequeñas.

TEMAS

Recibe nuestras newsletters en tu email

Noticias relacionadas

Lo más

COMENTARIOS

©ELCORREO

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x