La construcción de los pisos, a la derecha, se paralizó hasta que el Ayuntamiento los paralizó.

El Ayuntamiento de Basauri denuncia a la constructora del ‘caso Arizgoiti’

basauri 16/02/2017 00:02 |0

Consistorio y empresa se enfrentan por una cláusula a la hora de escriturar los tres locales que la firma tiene que entregar desde 2007

El conflicto de Arizgoiti está más latente que nunca diez años después de que un juez decretara la existencia de irregularidades urbanísticas en la construcción de un edificio de viviendas en el centro de Basauri y de que el Ayuntamiento legalizara la situación. A pesar de que a comienzos de mes la promotora Azkuenaga Bustinza anunciaba que iba a cumplir con el convenio firmado en 2007, que permitió terminar el bloque de pisos pese a su exceso de edificabilidad a cambio de que la empresa cediera tres lonjas al Consistorio, el asunto ha vuelto a los tribunales. Tras varios años de negociaciones, no ha habido finalmente acuerdo para la entrega de esos bajos y el Ejecutivo local ha decidido demandar en el Juzgado de Primera Instancia de Bilbao a la mercantil.

«Hemos cumplido todos los compromisos, mientras que Azkuenaga aún no ha hecho efectiva la entrega de los tres locales, a lo que se comprometió», explicaron portavoces municipales tras reconocer que se han efectuado «varios requerimientos infructuosos para que la empresa cumpliera los términos del convenio». La abogada de la firma, por su parte, lamentó que con la demanda «se busca hacer daño» y aseguró no entender la decisión municipal, porque «nosotros hemos dicho que íbamos a dar las lonjas y lo haremos, aunque sea de forma unilateral».

El motivo del desencuentro ha sido la petición por parte del conocido constructor basauritarra de incluir en la escritura de cesión un apéndice en el que se desmentía la existencia de «infracción urbanística alguna». Azkuenaga siempre ha defendido que sufrió una «caza de brujas» al paralizarse la promoción de 20 viviendas en el centro del municipio. El Gobierno municipal, en base a informes jurídicos, considera sin embargo que «el Ayuntamiento no puede avalar ni legitimar con su firma ninguna manifestación por la que se pretenda poner de manifiesto que no existió infracción urbanística alguna». Porque recuerdan que sí la hubo y que la Administración local «no puede ni debe emitir juicios de valor relativos a asuntos que ya han sido juzgados».

Diferentes sentencias

Se refieren así a una sentencia contencioso-administrativa de 2007 en la que se daba por buena una auditoría externa solicitada por el Consistorio y que apuntaba a un exceso de construcción. Para la promotora, por el contrario, este fallo no tiene validez por «no ser firme» y aluden a un segundo auto del Juzgado de Instrucción número 10 de Bilbao, que sobreseyó la causa penal contra el arquitecto jefe municipal por un delito contra la ordenación del territorio. En opinión de esta magistrada, que confirmó la existencia de más edificabilidad de la permitida por no haberse modificado el planeamiento antes de levantarse las viviendas, no hubo «lesión a los intereses generales ni existencia de irregularidades urbanísticas».

TEMAS

Recibe nuestras newsletters en tu email

Noticias relacionadas

Lo más

COMENTARIOS

©ELCORREO

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x