«Se metió en mi tienda de campaña y me empezó a tocar»

13/01/2017 16:26 |0

La víctima que sufrió abuso sexual por parte de Juan Cruz Mendizabal en un campamento en 1994 relata su testimonio

«Noté una mano dentro de mi saco de dormir, tocándome (...). Sabía que era él». Esta frase corresponde al relato de la tercera víctima en denunciar los abusos sexuales cometidos por el exvicario general de San Sebastián, Juan Cruz Mendizabal. Se trata del testimonio de M.A., recogido por el diario 'Berria', y que corresponde a los hechos que tuvieron lugar en julio de 1994 en un campamento de jóvenes boy-scouts en la localidad navarra de Burgi. El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, dio a conocer la existencia de esta última denuncia en la tarde de este jueves.

Según el relato de M.A., que tenía 13 años, Mendizabal se acercó una de las noches al lugar en el que estaban los jóvenes reunidos. «Lo conocíamos bien. Era muy agradable y cercano. No era como los demás curas, era un referente para nosotros. Por eso lo admiraba. Para mí era como un amigo», explica. Por aquel entonces, 'Kakux', como se le conoce y como también le llamaban los jóvenes scouts, tenía 32 años.

Aquella misma noche el joven explica que se encontraba cansado y se retiró a su tienda de campaña antes que el resto de sus compañeros. «Al rato, me desperté y sentí como el corazón se me paraba. Noté una mano dentro de mi saco de dormir, tocándome el pene y los genitales. No me lo podía creer. Sentí que había alguien jadeando dentro de la tienda, mientras se masturbaba con la otra mano. Enseguida supe que se trataba de él. Lo supe, sin más, sin tener que mirarle a la cara. Lo sabía sin ningún género de duda», relata. En su testimonio de 'Berria' explica que en aquel momento no sabía qué hacer.

«Sabía que estábamos solos dentro de la tienda», cuenta. «Empecé a pedir agua, al principio en voz baja y luego cada vez más alto. Comencé a golpear la tienda de campaña con las manos. 'Agua, Agua!!, Agua!!!!', decía. Y él me dijo 'tranquilo, yo te daré agua'. Cuando empezó a abrir la tienda salí de la misma de un salto».

«No dijeron nada por protegerme»

El duro testimonio es confirmado en parte por varios monitores de aquel campamento que reconocen que el joven salió de la tienda buscando la protección de sus amigos, nervioso y fuera de sí, así como que también se enfrentó a Mendizabal. «Le empecé a insultar, a gritar cómo podía hacer algo así», apunta.

Según su relato los monitores se reunieron al terminar el campamento con sus padres y les explicaron que Mendizabal negaba los hechos. «Era su palabra contra la mía», cuenta. «Nos dijeron que hacerlo público traería consecuencias, prensa y demás, y que eso podría llegar a afectarme. Yo sólo lloraba, tenía un gran disgusto. Mis padres, al ver que se trataba de algo puntual decidieron que lo mejor era no difundir los hechos. Que sería una mala experiencia que se me pasaría. Pensaron que era la mejor forma de protegerme», señala en su testimonio.

TEMAS

Recibe nuestras newsletters en tu email

Noticias relacionadas

Lo más

EN CONTEXTO
COMENTARIOS

©ELCORREO

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x