«La suerte no existe»: la genial respuesta de un alumno de Publicidad en un examen

09/02/2017 23:22 |0

Enrique Ruiz, estudiante de la Universidad Internacional de Cataluña, no había estudiado para la prueba y en vez de «contestar barbaridades» quiso sorprender al profesor con un emotivo relato

Pocas veces ha resultado tan satisfactorio para un profesor corregir el examen de un alumno que no ha estudiado para el mismo. Evidentemente, no por sus acertadas respuestas, sino por la creatividad, la sinceridad y la emotividad de una lección aprendida. Ocurrió hace unos días durante un examen de Historia y Teoría de la Publicidad en la Universidad Internacional de Cataluña (UIC).

Alfonso Méndiz es el nombre de este profesor universitario de la carrera de Publicidad que se encontró con esta rara respuesta, y quedó tan sorprendido que la subió a sus redes sociales asegurando que se trataba de la mejor contestación que había corregido nunca. La respuesta, como no podía ser de otra manera, se ha convertido en viral y ha invitado a la reflexión a multitud de usuarios de Facebook.

Todo comenzó cuando uno de sus alumnos, Enrique Ruiz, se presentó al examen de la asignatura que imparte Méndiz sin estudiar. Al contrario que la mayoría de alumnos, que generalmente prefieren probar suerte «a ver si suena la flauta», éste decidió sincerarse con el profesor a través de un relato. Escribió en su examen una fábula llamada 'La suerte no existe', que versa sobre dos amigos que hallan la semilla de un trébol de cuatro hojas.

Escrito a lápiz, contaba la historia de Cati, la chica más estudiosa de la clase, y Enrique. Ambos habían tenido la suerte de encontrar la semilla de un trébol de cuatro hojas, una flor con poderes mágicos que nace cada 500 años. Sin embargo, la actitud ante el hallazgo fue muy distinta. «Mientras Cati la cuidó durante los 100 días de su gestación, Enrique se pasó los primeros 99 días de festejo en festejo. No dedicó ni un instante a pensar en el trébol. Con el paso de los días, incluso llegó a olvidar la suerte que había tenido», escribió este sincero alumno.

«Al amanecer del día 100, ocurrió lo esperado. Cati cosechó un precioso trébol de cuatro hojas, que le otorgó poderes mágicos. Por el contrario, Enrique cosechó el mayor suspenso de toda su vida. Pobre Enrique. Aprendió la lección, pero nunca más tendría la oportunidad de cosechar el trébol de cuatro hojas en el día en que debería haberlo hecho. Y es que la suerte sólo existe si haces que exista», continúa Enrique. Al final del texto, el alumno pide disculpas al profesor por no haber estudiado lo suficiente para el examen. «Tampoco he querido contestar barbaridades», admite el joven. «Espero que, al menos, hayas pasado un buen rato», concluye.

Ante la sinceridad del estudiante, el profesor asegura haberle calificado con un «1» por el agradable rato que le hizo pasar leyendo su examen. En los comentarios que se generaros en las redes tras su publicación, Méndiz explica que no pudo aprobarle porque no había estudiado para el examen, y por tanto no había demostrado los conocimientos necesarios para superar la prueba, pero asegura que está deseando «ponerle matrícula en la siguiente convocatoria».

TEMAS

Recibe nuestras newsletters en tu email

Noticias relacionadas

Lo más

COMENTARIOS

©ELCORREO

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x