Los dos detenidos, E. M. R. y M. A. B. P., en una foto reciente en un bar de Gijón.

«Lo que se vivió allí fue terrible. Acabaron en el hospital por ayudar a una mujer»

09/02/2017 16:08 |0

Tres policías resultan heridos al acudir a una llamada que pedía ayuda para una joven a la que su novio estaba agrediendo en un bar en Gijón

Acudieron a mediar en una «trifulca» entre una pareja en el Polígono de Pumarín, en Gijón, y acabaron brutalmente agredidos. Tres agentes de la Policía Local resultaron heridos de consideración en una «complicada» intervención que tuvo lugar la noche del martes en la calle de Filósofo José Gaos. Como consecuencia del ataque, dos de los policías tuvieron que ser asistidos en un centro de salud y el tercero fue derivado al Hospital de Cabueñes dado el alcance de las lesiones. Este último se encuentra de baja médica.

Tal y como apuntaron desde el área de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento, poco antes de las once de la noche del martes se recibió una llamada en la centralita del 092 desde un establecimiento hostelero para avisar de que dos clientes estaban discutiendo dentro del bar. «La mujer quería ponerse en contacto con la Policía, pero su pareja le había quitado el móvil», explicaba el testigo que requirió la presencia de las fuerzas de seguridad.

Cuando pocos minutos después los agentes llegaron al lugar que les habían indicado, «observaron en el exterior del local a una pareja forcejeando, por lo que intentan poner fin al enfrentamiento». La mujer, en ese momento, tenía erosiones en el cuello. Se da la circunstancia de que la chica, R. M. R., de 25 años y origen gallego, reside en la actualidad en el centro de acogimiento de la Casa Malva, con una orden de protección de otro presunto maltratador.

Lejos de deponer su actitud, la pareja acometió contra los agentes. El individuo, de 32 años, M. A. B. P., comenzó a gritar «que se fuesen de allí, que no los necesitaba para nada». Los funcionarios municipales «pusieron fin a la discusión separando a la pareja y le pidieron en primer lugar la identificación al hombre, a lo que éste se negó y seguidamente empezó a insultarles y a gritarles otra vez para que se fuesen de allí».

«Gran violencia»

En un momento dado, «acometió con gran violencia contra los policías y consiguió golpear a uno de ellos fuertemente en la cara». Los agentes decidieron pedir refuerzos de forma urgente al comprobar que tanto el hombre como la mujer se encontraban fuera de sí y cada vez se mostraban más violentos. Consiguieron repeler el ataque y cuando se disponían a reducir al varón para colocarle los grilletes, «la mujer empezó a insultarles y a darles patadas». Llegó a golpear a los tres policías. «Un testigo consiguió contener a la mujer hasta que llegaron los refuerzos», explicaron fuentes oficiales.

«Lo que se vivió allí fue terrible. Fueron a ayudar a una mujer que supuestamente estaba sufriendo un episodio de violencia de género y lo que se encontraron los agentes fue una total hostilidad, no solo por parte del hombre sino también de ella», lamentó Vicente Alonso, intendente de la Policía Local.

Espray de defensa

Los cinco funcionarios que intervinieron en la reducción y detención de la pareja tuvieron incluso que emplear un espray de defensa para conseguir que el joven de 32 años depusiese la extrema violencia que estaba empleando. No cesó, sin embargo, durante su traslado. «Los dos golpearon el coche patrulla y mostraron una actitud totalmente agresiva hacia los agentes», apuntaron las mismas fuentes. Ya en el centro de salud al que fueron llevados, «el individuo le propinó un cabezazo en la cara a uno de los agentes cuando esperaba a ser atendido por el médico», dentro del protocolo habitual de asistencia a las personas detenidas.

Una vez evaluados por los facultativos, la pareja fue llevada a los calabozos de la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía a la espera de pasar a disposición del juzgado que realiza las funciones de guardia. «Es curioso que una mujer que supuestamente sufre violencia de género y tiene a su alcance los mecanismos de ayuda por parte de la administración acometa así con los agentes que acudieron en su ayuda», reflexionaba el intendente Alonso.

La arrestada amenazó a los policías con frases como: «Hijos de puta, os voy a matar, a vosotros, a vuestros hijos y a vuestras mujeres». En la Casa Malva vive desde hace meses con su hijo de corta edad.

TEMAS

Recibe nuestras newsletters en tu email

Noticias relacionadas

Lo más

COMENTARIOS

©ELCORREO

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x