Unos niños recogen sus juguetes.

La 'regla del minuto' o sistema Kaizen, el método japonés para combatir la pereza de los niños

21/03/2017 23:03 |0

Explicamos en qué consiste y cómo ponerlo en práctica para que los críos aprendan a asumir sus tareas en casa sin protestar

Ocurre cada día. A la hora de irse a la bañera, de ponerse el pijama, almorzar o de recoger los juguetes y poner en orden la habitación. En muchas casas esas tareas cotidianas se convierten en un auténtico suplicio porque los niños no suelen estar por la labor. Sencillamente no les apetece porque prefieren jugar y les da pereza ponerse a ello. En muchas ocasiones los padres se enfandan -y los pequeños- y se decantan por castigarles o premiarles para que hagan sus tareas pero, sin embargo, ni aún así, son capaces de enfrentarse a ellas sin protestar. ¿Cómo podemos combatir la pereza de los niños?, ¿cómo hacer para que aprendan a asumir sus responsabilidades en casa?

Existen muchos métodos para hacer que un niño asimile responsabilidades en el hogar, uno de ellos está muy relacionado a la filosofía 'Kaizen'. Se trata de un sistema japonés sencillo que, de aplicarse bien, garantiza que los pequeños se habitúen o asimilen ciertas tareas en su día a día sin más inconvenientes. La idea es aplicar el citado método japonés en la educación del niño. ¿El secreto de su éxito? Su apuesta por avanzar mediante pequeños pasos o pequeñas responsabilidades (objetivos asumibles por el menor) hasta alcanzar finalmente tareas de mayor responsabilidad o complejidad. Te contamos en qué consiste el 'método Kaizen' y qué tienes que hacer para ponerlo en marcha, tal y como recoge Diario Sur. Toma nota.

¿Qué es el 'método Kaizen'?

El 'método Kaizen' -'Kai' significa 'cambio' mientras que 'Zen' hace referencia a la sabiduría; por lo que su traducción al castellano podría ser «mejora continua»- tiene su origen en la cultura japonesa donde está muy enraizado el concepto de que cada día debe contener en sí la posibilidad de una mejora personal. Partiendo de esa premisa mental, la base del método Kaizen se sustenta precisamente en que una serie de mejoras continuas y pequeñas es mejor y más efectiva que un solo cambio grande. Todos tenemos miedo a los cambios y nos vemos intimidados por cualquier reto que nos parezca grande e inalcalzable (para un niño por ejemplo, puede ser en un determinado momento la obligación de tener que recoger una habitación desordenada con juguetes salpicados por doquier). El método japonés nos dice que, si cambiamos una enorme meta por una pequeña, al superarla, iniciamos entonces ese impulso que necesitamos y que nos ayudará a alcanzar nuestro objetivo final con el tiempo. Se trata de mejorar cada día un poco hasta alcanzar nuestros retos.

Cómo ponerlo en práctica en niños

Llegados a este punto, ¿cómo ponemos en práctica el método con nuestro hijo? Pues básicamente tendría que ejecutar una determinada actividad cada día a la misma hora, pero solo durante un minuto. Aunque 60 segundos puede parecer poco tiempo, lo cierto es que es el tiempo mínimo que se necesita para comenzar a instaurar un hábito sin que aparezca la pereza. De esta forma, al repetir a diario la misma actividad durante un minuto, los pequeños se irán acostumbrando. Pocas semanas después esa actividad en cuestión ya formará parte de su rutina cotidiana sin que el niño se haya dado cuenta y se podrá ampliar el plazo de tiempo: dos minutos, tres o cinco hasta completar la actividad.

Para que el método funcione es aconsejable elogiar al niño una vez acabe la tarea propuesta. Ellos se sentirán satisfechos y motivados al ver que superan sus tareas y que sus padres muestran orgullo por sus acciones.

¿Cuándo aplicar el método?

El método japonés Kaizen puede aplicarse en todas las etapas de la evolución del niño y no únicamente sirve para asentar rutinas. Se puede aplicar también el método en el ámbito académico, para motivar a los niños a esforzarse en sus estudios y lograr mejorar su rendimiento escolar. También para promover hábitos saludables como pueden ser el deporte o el hábito de la lectura. La premisa es sencillamente transmitir al niño que lo importante es avanzar un pasito cada día, que comprendan que con esos pequeños avances lograrán, con perseverancia, grandes resultados. ¿Te atreves a probarlo? Tan solo te hace falta constancia y paciencia.

TEMAS

Recibe nuestras newsletters en tu email

Noticias relacionadas

Lo más

COMENTARIOS

©ELCORREO

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x