La joven judoka trata de derribar a su rival para intentar inmovilizarle

Futuro y presente de los tatamis

Vitoria 08/02/2017 10:18 |0

El polideportivo Arriaga reunió a los judokas que tomaron parte en la tercera jornada infantil, en un encuentro prebenjamín y en el Campeonato de Euskadi junior

vitoria. El futuro y el presente del judo se citó el pasado sábado en el polideportivo Arriaga. Para muchos era su primera presencia en público y se atistaba cierto nervisosismo. Para otros, en cambio, una más, con mucha calma hasta saltar al tatami. Más de cuatro horas para disfrutar de la especialidad. Hubo combates para todos los gustos. Desde los primeros agarrones de los prebenjamines hasta los ippones o waza-aris que se registraron en el Campeonato de Euskadi junior, sin olvidar a los infantiles alaveses que consumaron la tercera jornada del curso.

Presisamente a estos últimos les correspondió el honor de abrir las hostilidades. Cerca de un treintena de judokas pertenecientes al San Ignacio, Amurrio y Calasanz tomaron parte en el tercer encuentro. «La gran novedad de este curso es que en esta categoría hemos aumentado una jornada más, debido a que tienen pocas competiciones. A diferencia del resto de categorías escolares se programarán cuatro», explica María Medina, encargada del deporte escolar en la Federación Alavesa de Judo.

En estas edades los resposables federativos se encuentran con un grave problema a la hora de separar a los judokas. «Según van creciendo se da el caso de que en algún peso igual solo acude uno y les juntamos con la categoría anterior o posterior para que puedan disputar más combates», subraya. En base al número de inscritos les diseñan una liguilla y al final reparten puntos a los mejores, seis al primero, tres, al segundo, y uno al tercero. Luego se acumulan en el ranking y a la conclusión de la campaña les entregan unas medallas. «Ya empiezan a asomar chavales que destacan y repiten victoria jornada a jornada», apunta. En chicas el dúo del San Ignacio formado por Alazne Arribas y Aiala Escolar ha mostrado su superioridad, mientras que en chicos está más abierto con Alex Crespo (Calasanz), Jon Olano, Jon Zugaza, Oier Aguadoy Jon Lozano, del San Ignacio, y Edorta Gaydou (Amurrio), que han dejado muestras de su nivel.

A continuación saltaron al tapiz los más pequeños con motivo del encuentro para prebenjamines, nacidos en 2009. Fueron la «sensación» de la sesión vespertina al juntarse casi 80 chavales. «Se les veía muy contentos y se reflejaba en sus caras. Como vienen acompañados de muchos familares, las gradas estaban llenas y había mucha animación. Fue una especie de ‘experimento’, ya que solemos comenzar con los sub’11. Luego, a finales de mayo reunimos a los ‘chupetines’», manifiesta. A los participantes les juntaron por el color del cinturón, sin tener en cuenta el peso, para que se familiarizasen con los combates. «Les rotábamos y disputaron entre cuatro y cinco. Estuvo muy bonito», recalca Medina.

La actividad escolar continúa de la mano de los alevines y cadetes, que disputarán el tercer y último encuentro del curso el 18 de febrero. Ala conclusión les entregarán los correspondientes obsequios. En las anteriores destacaron lNahia Kortazar (Abendaño);los componentes de Ikasbidea Ohiane Díaz de Otalora, Nahia Mera y Kaiet Sierra; Nagore Díaz de Guereñu y Asier Palacios, de Shiai; Maialen Mauleón, Iara Aguado, Unai Eguiluz, Yussef Mahmoud, Daniel Velasco e Iván Chukhontsey, de San Ignacio; Josebe Arregi, Izaro Moreno, Xabi Hernández, Bingen García y Urtzi Ezenarro, de Amurrio;Leanna Reyes, de Ángel Ganivet; Steve Yaguana, de Padre Orbiso, y Gaizka Portillo, de Calasanz. Por centros, lidera la clasificación San Ignacio, por delante de Amurrio e Ikasbidea.

Dos títulos junior

En el actual ejercicio apenas ha registrado cambios respecto a cursos pasados. El número de judokas que acuden a las jornadas se mantiene, al igual que las entidades que mandan representación. Continúan San Viator, Vera Cruz, San Ignacio, Virgen Niña, Ángel Ganivet, Ikasbiedea, Abendaño, Padre Orbiso, Calasanz, Corazonistas y Amurrio, único club de fuera de Vitoria. Por segundo año consecutivo se mantiene Salburua, con un importante número de benjamines y alevines.

La delegación alavesa para el Campeonato de Euskadi junior estuvo formada por once judokas femeninmas y trece masculinos. La entidad que más participantes aportó fue el Calasanz merced a la presencia de Eider Barandiaran, Maialen Gonzalo, Zuriñe Pizarrososo, Goizane Garoña, Jaime Zaballa, Imanol Portillo, Koldo Lemos, David Jiménez, Alex Díez, Iván Crespo y David Caño. Del Amurrio acudieron Nahikari Martínez de Luko, Manttoni González, Ane Muñoz, Shivran García, Eneko Busto, Mikel Ibáñez y Ander Zuazo. Al San Ignacio le correspondió cerrar el triángulo y presentó a Maialen Moreno, Alexandra Rosas, Miriam Lazpita, Ane Ibáñez, Josu Ortiz y Unai Merino.

En categoría masculina consiguieron dos subcampeonatos (Portillo y Lemos) y un bronce (Alex Díez). Por contra, las mujeres obtuvieron mayor botín al cosechar media docena de medallas. Entre todas, sobresalieron Eider Barandiaran, en -44 kg, y Maialen Gonzalo, en -52 kg, quienes materializaron los dos únicos entorchados que se quedaron en la provincia. Zuriñe Pizarroso, en -57 kg, cayó en la lucha por el título, mientras que Nahikari Martínez de Luko, en -52 kg, Ane Ibáñez, -70 kg, y Ane Muñoz, -78 kg, se subieron al tercer escalón del podio.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Noticias relacionadas

Lo más

COMENTARIOS

©ELCORREO

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x