El pasado año las ventas de vehículos se quedaron por debajo del medio millar.

La venta de automóviles vuelve a caer en Miranda

Miranda de Ebro 12/01/2017 23:49 |0

Los mirandeses matricularon 467 vehículos en 2016, un 12% menos que el año anterior, en el que el sector había iniciado la recuperación

Los motores vuelven a pararse en la ciudad. Los concesionarios locales no lograron mantener en 2016 la senda del crecimiento en las ventas a la que regresaron un año antes, tras ejercicio cerrados con consecutivas caídas en la matriculación de vehículos. Un retroceso en el que Miranda se queda sola frente al aumento registrado en el ámbito regional y también en el estatal. El periodo acabó con 467 operaciones cerradas (dejando fuera los vehículos industriales). Fueron 57 menos que en 2015, que suponen una caída de más del 12%.

Del total, hasta 439 tuvieron como titular de todo el papeleo a un particular, con nombre y apellidos, 53 menos que en el ejercicio anterior. Solo 28 se tramitaron como automóviles de empresa, con la documentación inscrita atendiendo a un CIF o NIF.

Destacado es el número de los mirandeses que optaron por hacerse con las llaves de un todoterreno o todocamino. Formato de automóviles que ha ido ganando adeptos en los últimos años. De hecho, en 2016 en la ciudad se matricularon 129, con lo que llegaron a representar el 27,5% del total. En este sector, por marcas, destacó el Hiunday Tucson, un modelo del que se pusieron en la calle hasta 34 unidades; seguido de los 13 Renault Kadjar, los 11 Kia Sportage y Mazda Cx-5, y los 9 Volkswagen Tiguan.

La estadística se completa con 7 Dacia Duster, 6 Audi Q3 y Toyota Rav4, 5 Ford Kuga, 4 Opel Mokka y Nissan Qashqai; otras 2 unidades del Fiat 500X, del Range Rover y del Mercedes Glc echaron a rodar, junto a otro de esa última marca y Clase Gla.

El número de estos vehículos de mayor tamaño superó notablemente al del sector de los automóviles más pequeños que se matricularon en la ciudad. La gama de los considerados utilitarios que empezaron a rodar a nombre de titulares domiciliados en Miranda fue el pasado año de 68. Casi la mitad de los todocamino o todoterreno (formalmente denominados como SUV –Sporte Utility Vehicle–).

Entre los modelos de menor tamaño que más interesaron a los mirandeses destacan el Hyundai i20 y el Dacia Sandeo, con 13 unidades cada uno de ellos. Les siguen, con 9 coches puestos en carretera el Toyota Yaris; con 6, el Peugeot 208; y con 5, el Seat Ibiza. También se matricularon en la ciudad el pasado ejercicio 4 automóviles Kia Río y Mini, otros 3 Renault Clío y Opel Corsa, 2 Citroen C3; además de un Volkswagen Polo, un Ford Fiesta, un Audi A1 y otro Fiat Punto Grande.

Entre todos suman 12 menos de ese sector de vehículos de los que empezaron a circular en la ciudad un año antes, en 2015. Entonces se entregaron las llaves de 80. Las subidas de algunos de los modelos no han logrado compensar las caídas del resto.

Tamaño medio

En el último ejercicio los mirandeses parece que se decantaron más por adquirir un vehículo de un tamaño medio, útil para conducir en ciudad y para realizar viajes largos. Quizá se haya valorado que pueden resultar más versátil en un periodo en el que los conductores se lo piensan más a la hora de cambiar de coche. De este segmento de automóviles en la ciudad se matricularon en 2016 un total de 104. Un número que también queda por debajo del alcanzado al cierre de 2015. Entonces se dio salida a 6 unidades más. La diferencia no es muy amplia, pero sí implica ese cambio de tendencia a la baja tras lograr volver en ese periodo a la senda del crecimiento.

En esta gama, el más vendido en la ciudad fue el Hyundai i30, con 11 coches puestos en la calle para empezar a circular. Le siguen de cerca los 10 Seat León y Opel Astra vendidos. Otros 9 Toyota Auris y Citroen C-Elysee y 8 más del Peugeot 308 salieron también al asfalto; al igual que hicieron 7 Renault Megane y Kia Ceed. Además, se entregaron las llaves de 4 Hyundai Elantra y Citroen Cactus, al igual que se hizo con los titulares de 2 Volkswagen Golf, Audi A3 y Fiat Tipo. Cierran la estadística una unidad vendida, en cada caso, del Citroen C4 y del Mercedes Clase A.

Evidentemente, a todas estas ventas puede que haya que sumar alguna más de vehículos que no están domiciliados en Miranda, pero sí en poblaciones más o menos cercanas, por que sus propietarios han podido elegir los concesionarios de la ciudad para hacer sus adquisiciones. Incluso puede que los conductores de más lejos, ya que tradicionalmente ese ha sido el caso de algunos residentes en el norte de la provincia o incluso en el País Vasco, también se hayan decantado por comprar su coche en alguno de los establecimientos mirandeses.

Dentro de territorio burgalés, la estadísitica también recoge un vehículo nuevo matriculado el pasado año en Bujedo, 4 en Frías y Pancorbo, 56 en Medina de Pomar, 5 en el Valle de Tobalina, 2 en Miraveche, Santa María de Rivarredonda y Santa Gadea del Cid.

El sector seguirá apostando por sacar los coches a la calle en mayo

Un buen número de los concesionarios mirandeses han ido cambiando de manos durante la crisis para integrarse en grupos de mayor tamaño e implantación. Y, entre todos ellos, les hay que siguen apostando por salir a la calle para mostrar los coches a los posibles compradores en una feria y otros que no. Aún así, el responsable de Talleres Izquierdo y organizador de la cita de 2015, Sergio Izquierdo, está convencido de que se volverá a celebrar en el mes de mayo.

Evidentemente, los responsables del sector tienen claro que las ventas no van ligadas a esa feria, si no que eso es algo que va ligado a la recuperación económica de la ciudad. De la evolución del empleo y de la situación laboral de Miranda en el ejercicio actual dependerá si el sector regresa a la senda del incremento de las ventas y sigue la misma línea de la provincia y de la región, algo que en 2016 no ha hecho. «Nuestros números dejan claro que Miranda no está bien», valoró Izquierdo.

Durante el pasado año, en todo el territorio burgalés se matricularon 6.181 turismos y todoterrenos, un total que ha supuesto dar salida a 560 unidades más que en 2015. En parte, por un aumento significativo de las ventas de automóviles de empresa, un sector que creció un crecimiento del 28,7%, pasando de 1.387 automóviles hace dos años a 1.785 en el último. En el caso de las matriculaciones de coches particulares, el ejercicio acabó con 4.324 matriculaciones, un 2,5% más que en 2015.

También en el conjunto de Castilla y León aumentaron las matriculaciones durante el último año, hasta un 7,8% según los datos de la federación de asociaciones de concesionarios Faconauto. En toda la comunidad, en los últimos doce meses se entregaron las llaves de 36.073 unidades. A nivel nacional el mercado de turismos ha crecido un 11%.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Noticias relacionadas

Lo más

COMENTARIOS

©ELCORREO

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x